Tuesday, June 21, 2011

LA DELINCUENCIA ORGANIZADA EN GUATEMALA

Karina Chavez Fonseca

Presentamos un ejemplo pedagógico más sobre la situación de la lucha de clases actual, sugiendo la metodología propuesta, en donde se destaca el campo de la existencia humana, el campo de la memoria histórica, el campo psíquico consciente-inconsciente y el campo antropomórfico del sujeto educativo, explicando a la violencia como factor de descomposición social.

Sabemos que la delincuencia organizada es un problema que actualmente amenaza a las sociedades centroamericanas, problema que en los últimos años ha ido en aumento y ha hecho que la vida rural y urbana sea cada vez más riesgosa. Ante esto, la seguridad social y la aplicación de la justicia se han vuelto casi obsoletas, diariamente aparecen cadáveres y desapariciones por secuestro, a tal grado, que se está volviendo un aspecto de la vida cotidiana.

Corrupción y delincuencia son aspectos que van de la mano, y uno de los problemas más grandes es que esta corrupción llega a las capas gubernamentales, por lo que muchas veces son los propios funcionarios de gobierno los que están inmiscuidos en los negocios sucios o están coludidos con las organizaciones delictivas. Esta situación ha imposibilitado la recta aplicación de la justicia, lo que ha permitido la impunidad de la delincuencia.

La delincuencia organizada y especialmente el narcotráfico se han ido generalizando a tal grado que han ocasionado un conflicto armado entre los diversos carteles de la droga y de éstos contra las fuerzas militares y policiacas de los estados centroamericanos. Esta situación hace que, en algunos de estos estados, pareciese se encuentran en una guerra civil que pone en peligro las vidas de muchos inocentes.

Pero una cuestión más grave es la influencia que va teniendo la delincuencia y el narcotráfico en la sociedad, cada vez son más los estratos sociales que por lucro entran a esta clase de negocios y es por ello que cada vez más gente se ve sumergida y corrompida en los hábitos y cultura delictiva. Porque hay que tener en cuenta que al estarse volviendo estos hábitos y costumbres en formas de vida, pueden ser considerados como cultura, de hecho se ha llegado a hablar de la narco cultura, la cual engloba desde formas de vestir, hablar, estilos musicales y hasta aspectos religiosos.

Dentro de este hábito de la delincuencia y la corrupción se está formando una cultura de la violencia, la cual está teniendo injerencia en las muy diversas capas existenciales de la sociedad, especialmente entre las representaciones simbólicas de los jóvenes, los cuales cada vez acostumbran más a resolver sus problemas por medio de los golpes y los insultos de forma inconsciente. Es preocupante esta situación ya que se supone que son los jóvenes los que formarán el futuro de las diversas naciones, sin embargo éstos cada vez pierden más interés por la educación académica y la lucha por el cumplimiento de los derechos sociales, en cambio cada vez se inclinan más por los vicios, el ocio y los hábitos violentos.

Ante la ineficacia de los gobiernos centroamericanos para detener el tráfico de armas y drogas que se está dando a nivel intercontinental, son los Estados Unidos
-como siempre- los que se auto designan como protectores de la seguridad nacional, lo que les permite tener cierta injerencia en la economía y hasta en la política 'educativa' de algunas de las naciones de América Latina, por ser ellos los principales consumidores de drogas y de venta de armas para estas nuevas generaciones.

Sin embargo los propios Estados Unidos tampoco han podido eliminar el tráfico de armas y drogas que cruza su frontera con frecuencia, porque no hay que engañarnos, éstos son negocios a nivel internacional, en los que están inmiscuidos desde los gobiernos de las diversas naciones hasta las organizaciones delictivas más destacadas. Este es un negocio redondo, en el que lucran unos cuantos, pero que perjudica a la gran mayoría, desde las familias que ven cómo sus hijos se adentran en la delincuencia, los inocentes que resultan asesinados por la ola de violencia y toda persona que ve diariamente pisoteados sus derecho humanos fundamentales, en donde se va resignificando la memoria histórica en sus matices culturales antropomórficos.

Pero hay que tener en cuenta que las causas de esta denigrante situación no solo se deben solamente a la obsoleta estructura del sistema del Estado-gobierno en decadencia que reproduce la lógica capitalista, sino que su antecedente está en el atraso económico en el que se han visto sumergidos los países tercermundistas de América Latina desde sus inicios como naciones independientes-dependientes de la lógica de explotación internacional imperialista, es el atraso tecnológico y de investigación educativa el que ha estancado a estas naciones y es por ello que las sociedades centroamericanas se encuentran tan polarizadas en su desigualdad social, es decir que son unos cuantos los que ostentan las grandes riquezas y los monopolios capitalistas junto con la oligarquía financiera, mientras que la gran mayoría de la clase trabajadora, o desempleada carece de una condición material necesaria para vivir dignamente, imponiéndoseles ahora también el trabajo tercerizado. Esto a su vez ha generado una gran pobreza en los sectores más bajos de la sociedad, los cuales para satisfacer sus necesidades básicas -ante el desempleo como regulador salarial en los procesos de explotación y de acumulación/centralización de capital- se ven orillados a buscar el acceso a negocios ilícitos como el narcotráfico
–manejado por clases adineradas-, para de este modo adquirir ingresos de una forma más sencilla en la sobrevivencia.

Es por ello que la pobreza ideologizada por el gran mercado del capital, es un factor fundamental para entender muchas de las cuestiones de la crisis del sistema capitalista en la desigualdad de oportunidades sociales transformadas en degradación del pueblo en su condición psíquica con síntomas de autodesprecio, enajenación, alienación y cosificación, entre ellas la cuestión del narcotráfico y la delincuencia organizada, las cuales amenazan con corromper a la juventud y a la sociedad en general.

Como una persona joven me parece preocupante esta situación, ya que es nuestro futuro y el de las generaciones venideras el que está en juego, si no actuamos a tiempo en una forma conjunta y unificada solidariamente, quien sabe cuál será el futuro de nuestros hijos; es necesario hacer renacer los valores y la moral fundamentados en la educación autogestiva socializando lo privatizado para el bienestar de las mayorías, ya que solo por medio del conocimiento y la consciencia individualcolectiva es como las sociedades se han desarrollado a lo largo de la historia, pero en la actualidad, vemos como los gobiernos alineados al capitalismo monopolista ponen cada vez menos interés en la socialización de la educación y de todos los medios productivos, despojados a los trabajadores directos por medio de la conquista, la violencia, el hurto y el engaño que hoy día tienen nuevas formas, contenidos y significaciones; y en cambio se enfocan más en las cuestiones bélicas, en la evaluación para la exclusión y de sus supuesto combate a la delincuencia organizada.

Es por ello que me parece de gran importancia el realizar un estudio critico acerca de estas cuestiones, ya que no es por medio de la violencia como se debe cesar el propio conflicto violento -esto solo genera más guerra- sino por medio de la educación crítica, creativa, libre y lúdica, que cree las condiciones de comunicación para la propagación de los valores morales y las costumbres de recreación sana, solo así lograremos sembrar en las nuevas generaciones sentimientos más humanos que permitan el cultivo de una sociedad más pacífica y productiva con base en la colaboración y el esfuerzo compartido en procesos de liberación contra la opresión del sistema capitalista en su última fase imperialista.

Pero debido a la amplitud del tema y la brevedad del trabajo no puedo abarcar en este estudio a todas las naciones de América Central, es por ello que decidí enfocarme en una nación que tiene muchas cosas en común con la mía, Guatemala, la cual por las características de su gente y sus costumbres, tiene gran similitud con la realidad e identidad actual de México.

La finalidad de este trabajo es acercarme a la sensibilidad-insensibilidad política, social y económica de Guatemala, para de este modo realizar un análisis de los factores que propicia la delincuencia organizada y el narcotráfico en esta nación.

Por otro lado, a partir de estas deducciones, estaré haciendo una crítica del obsoleto sistema de gobierno y de sus ineficientes políticas en pos de mejorar la situación nacional.

Para realizar este estudio me apoyaré solamente de fuentes hemerográficas, específicamente del periódico guatemalteco Diario de Centro América, el cual me permitirá acercarme a la realidad guatemalteca desde el punto de vista de un diario oficial; sin embargo, como historiadora pienso que hay que tener cuidado con esta fuente, ya que al ser el diario oficial de Guatemala, éste puede contar con cierta subjetividad tendiente a tomar cierta postura en pro de algún partido político, de la clase gobernante o de ciertas iniciativas políticas de ésta. Es por ello que trataré de tener sumo cuidado a la hora de analizar los artículos que usaré de apoyo para realizar este trabajo.

Una realidad política y socioeconómica

La realidad política guatemalteca puede ser considerada como inestable , ya que no existe un partido político fuerte y unificado que le dé continuidad a las iniciativas de gobierno, en Guatemala existen 25 partidos políticos, los cuales distribuyen a sus integrantes en los diversos puestos de gobierno, es por ello que el Congreso constantemente no puede tomar decisiones que tengan un seguimiento o efecto poco más positivo para la sociedad guatemalteca, lo que impide crear un proyecto de nación uniforme y congruente, sumado a la opresión imperial que los apabulla.

Por otro lado al existir 25 partidos políticos en Guatemala, éstos emplean grandes cantidades de quetzales en el financiamiento de sus campañas y demás comodidades, lo que genera una mala distribución de la riqueza. De hecho muchas de las instituciones nacionales, constantemente se quejan de la falta de presupuesto para tomar iniciativas propias , sin embargo, este obsoleto sistema partidista no se ha puesto a reflexionar acerca del daño que causan sus divisiones e intereses políticos individualistas.

Además hay que tener en cuenta que los gobierno de los últimos años han aplicado políticas que no se apegan a la realidad guatemalteca, lo que ha perjudicado directamente a la sociedad, debido a la pobreza económica , ello ocasiona que cada vez más gente de muy variados estratos sociales se integre a la delincuencia organizada como un medio más sencillo de subsistencia .

Esta ineficiencia de las políticas del gobierno ha generado en parte esa descomposición social, que como vemos va de la mano con la pobreza, y se manifiesta en todos los sectores de la sociedad, desde los más altos hasta los inferiores en la división de clases sociales entre poseedores y desposeídos. La sociedad se encuentra corrompida por las ambiciones de riqueza que fomenta el capitalismo, hoy en día a las personas no les interesa escalar posiciones económicas o de poder a costa del prójimo, simplemente buscan el beneficio personal para conseguir su supervivencia y confort en esa cultura de descomposición egoísta y triunfalista encarnada en la insensibilidad-sensibilidad política a través de la historia.

Como mencioné anteriormente, esta corrupción llega también a las esferas del gobierno , lo cual ha ocasionado que se desarrolle un ciclo de descomposición social que viene fomentado en los excesos y privilegios de algunos funcionarios de gobierno, los cuales frecuentemente se encuentran vinculados a los negocios fraudulentos y a la delincuencia organizada que genera la contradicción histórica fundamental: el trabajo es social pero la propiedad es privada.

Económicamente hablando Guatemala se encuentra sumergida en la crisis, que afecta a las diversas potencias capitalistas también, ya que como el resto de las naciones latinoamericanas, ésta se encuentra alineada a los proyectos económicos que rigen el mundo imperialista financiero con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, lo que impide que estos proyectos puedan adaptarse a la verdadera realidad económica de esta nación y por tanto Guatemala se encuentra en desventaja frente a las políticas proteccionistas de las potencias imperialistas.

Es obvio que esta deficiencia económica e inestabilidad de insensibilidad política afectan directamente a la sociedad, por un lado las clases bajas y medias se encuentran sumergidas en la explotación laboral proletaria y muchas veces sin empleo, el sueldo o ingresos que llegan a adquirir muchas veces son insuficientes para mantener las necesidades básicas y secundarias de una familia entera. Por otro lado, al no ver un progreso económico, la sociedad se encuentra decepcionada del sistema político partidista , y es por ello que cada vez son menos los que confían en la política electoral y en cambio son más los que buscan otras alternativas de sobrevivencia, tales como la delincuencia y el narcotráfico.

La delincuencia y el narcotráfico van de la mano

Como vemos desde esta mirada histórica, las causas de esos dos males se encuentran en las deficiencias económicas y principalmente en las ineficientes políticas del sistema capitalista de explotación, ya que la falta de un sistema político fuerte y sensible a las necesidades de las mayorías genera el descontrol de la sociedad, y si le agregamos la ineficacia de las leyes implantadas en la Constitución, puesto que ya los principales artículos sociales han sido reformados, como son el 3º., el 27, el 123, el 29 o el 31 en la lógica de acumulación de capital, tendremos a una sociedad incapaz de seguir las leyes vigentes porque éstas ya son letra muerta, a pesar de que éstas son de gran importancia para guiar a una nación soberana. Ante la violación constitucional, incluso de los funcionarios del gobierno, es imposible que el pueblo tenga un ejemplo político-educativo que lo ilustre para seguir las reglas de la nación al pie de la letra.

A mi parecer las autoridades de una nación deben buscar siempre la manera de hacer respetar la ley como la base primordial del respeto a la misma sociedad, pero, es muy ilusorio pensar que los que ostentan el abuso de poder político opresor no rompan las reglas implantadas por ellos mismos ; es más, a mi parecer, es el Estado-gobierno el responsable de la mayoría de los crímenes cometidos hacía la sociedad , claro, asociados al narcotráfico pues es sabido que sus miembros provienen de cuadros del ejército mexicano, el cual se ha beneficiado de este gran problema de impunidad gubernamental para convertirse en uno de los negocios más redituables del país como un poder paralelo de violencia y exterminio de la sociedad civil que está aprehendiendo a organizarse.

Por tanto, el abuso del poder es un hecho incuestionable que se ha dado a lo largo de la historia y que ahora en Guatemala, frente a las nuevas elecciones, se sabe de ciertos comportamientos ilícitos de algunos candidatos , de los que destaca la vinculación de éstos con Los Zetas, y con ello se cree que este grupo de narcotraficantes quiere infiltrarse en el gobierno para la toma de decisiones.
Si actualmente vivimos en una sociedad regida por la violencia que el mismo estado propicia, no puedo imaginar la situación en la que viviríamos si las principales esferas de la delincuencia organizada ascendieran al poder político -que de hecho es un proceso que está pasando-. Es necesario acabar con este mal histórico de raíz y por tanto lo que se tiene que atacar no es en sí al narcotráfico, sino cultivar la conciencia social en contra de las obsoletas iniciativas políticas insensibles del gobierno estatal.

A lo largo de lo que va del año el gobierno guatemalteco, ha implantado una serie de medidas para terminar con el problema del narcotráfico, en las cuales tiene el apoyo del gran país imperialista, Estados Unidos, el cual se comprometió a luchar contra el tráfico de drogas y el crimen organizado , por lo que se ve que el país vecino, aun busca tener cierta preponderancia en Latinoamérica. Sin embargo vemos que las medidas impuestas por ambas naciones para terminar con el narcotráfico, han desatado una guerra no solo entre el ejército sino entre carteles, los cuales entre sus escaramuzas se han llevado a mucha gente entre las patas .

Es de pensarse sí verdaderamente es benéfica esta cooperación del gobierno estadounidense en la lucha contra la delincuencia organiza, ya que hay que tener en cuenta que a lo largo de la historia del siglo XX en Estados Unidos, la guerra ha sido una de las actividades más redituables para este país. Es por medio de la producción de armas y medicamentos que los Estados Unidos adquieren gran parte de sus ingresos económicos, y si esto lo aunamos a los beneficios que pueden adquirir con la confiscación de drogas y armas de contrabando, tenemos que la lucha contra el narcotráfico puede ser un negocio muy redituable para ellos.

Esta lucha contra el narcotráfico va en aumento, en Centroamérica y asimismo en México, se pueden ver los estragos que este mal ha ocasionado, el pago de cuentas por parte de los carteles, se da por medio de vidas humanas, por lo que tenemos un gran problema de asesinatos vinculados al narcotráfico, por ello reitero mi idea de que es necesario acabar con la violencia a través de otros medios no violentos en esa significación, sino poder construirse como hitos educativos de autodefensa de derechos humanos, con base en la verdad histórica de liberación, que encarna un amor muy grande por la vida. Pienso que sería necesario generar un ataque masivo, pero a las conciencias de la sociedad ya que ella es la responsable de legitimar, dar o quitar el poder a alguien, y por medio de la educación es como se puede influir en la mentalidad de cada miembro de la sociedad y así poder fomentar una nueva cultura, basada en la utopía de la dignidad-indignación, la esperanza-desesperanza, la solidaridad-la gratitud, la resistencia-la autodefensa, la autonomía-la autogestión para construir un nuevo orden y progreso de la humanidad.

Solo por medio de una clara toma de conciencia acerca de los contras y las repercusiones que viene arrastrando la violencia, la sociedad podrá liberarse de las hostilidades de la vida diaria en la sociedad, entendida como el escenario de la lucha de clases, por lo que es necesario inculcar en la infancia y en la juventud semillas de humanidad crítica, reflexiva y práctica que impidan la reproducción de la violencia y la delincuencia, es obvio que hoy en día la delincuencia organizada solo es la punta del iceberg y por ello, para acabar con éste, es necesario atacar las raíces del problema para acabarlo de tajo con la lógica egoísta del capitalismo.

Conclusiones

Como pudimos ver a lo largo de este trabajo, la delincuencia organizada y el narcotráfico no son una situación que haya surgido de un día a otro. Sino que es un proceso que se ha venido gestando a lo largo de la historia guatemalteca a partir de las deficientes iniciativas políticas del gobierno y del obsoleto sistema económico que no se ha apegado a la realidad de carencias económico políticas, de formación sociocultural y de derechos humanos de esta nación.

Son la pobreza y la falta de educación, generadas por esta deficiente economía colonizada por las políticas históricas del imperio de acumulación y despojo, unos de los principales factores que han propiciado la corrupción y deformación de los valores ético-morales más sublimes de la historia, y por ende la descomposición social, la delincuencia y el narcotráfico.

Esta inestabilidad de insensibilidad política y económica es la que ha propiciado la delincuencia y el narcotráfico y a pesar de que el Estado-gobierno ha sido parte de la gestación de esta decadencia, ha buscado solventar estos males por medio de una violenta lucha contra la delincuencia organizada, la cual me parece una lucha sin sentido, debido a que -reitero- la violencia no se soluciona con más violencia para la destrucción ensimismada, esta supuesta solución solo seguirá generando más conflicto y descomposición social.

Solo a partir de una política de socialización de bienes históricamente producidos por las clases trabajadoras de todas las épocas, que le dé prioridad al conocimiento y a la educación académica de calidad y gratuita, se logrará conseguir un progreso en la conciencia social, lo cual permitirá frenar esta reproducción de la cultura de la violencia en pos de una sociedad más pacífica y humanitaria, siendo sólo un engaño ideológico que favorece a la acumulación y centralización capitalista.

En la actualidad es necesario recuperar la moralidad, las actividades recreativas y las buenas relaciones humanas basadas en el respeto y la solidaridad recíproca, para así procrear nuevas generaciones que sean conscientes de la importancia de los valores humanos ético y estéticos a través del reconocimiento de su trabajo individual y colectivo, aprehendiendo a regularlo de forma autogestiva, para que de este modo no sea posible que se corrompa el sujeto educativo por la ambición de la riqueza, el dinero fácil y los medios violentos para conseguirlo hasta transformarlo en capital por medio de la explotación del hombre por el hombre.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment